Mendoza – No se Olvide (We Will Not Forget)

Review by Hannah Herrera Greenspan
Spanish Translation by Claudia Quesada 

Power. Ambition. Corruption. Blood. Pain. In the round. Español. A live chicken. Need I say more?

I had the absolute delight to witness a brilliant adaptation of Macbeth, conceived by Juan Carrillo and Antonio Zúñiga, directed by Carrillo, of Los Colochos Teatro. This six-year old theatre company based in Mexico City, is committed to, “…a quality, critical, and national theater.” Los Colochos Teatro genuinely values the exchange of thoughts about the work. After the performance, Juan Carrillo asked audience members to share our thoughts with the company, good, bad, over social media, or face to face. Quite different from American theatre-where we leave the conversation to the discretion of the critic. Los Colochos wants to start a conversation with its audience members. How refreshing is that?

Mendoza is presented for a far too short run at the Goodman Theatre, a part of Destinos-the 2nd annual Chicago International Latinx Theater Festival.

Placing the Bard’s words in a different time is a dramaturgically difficult task in its own right. But the production team and cast of Mendoza pull this off effortlessly. The world of Mendoza is set during the Mexican Revolution. The setting backdrop goes much further by commemorating and honoring the 43 students murdered in the 2014 Ayotzinapa massacre. No se olvide*we will not forget. The night I saw this performance was the 50-year anniversary of the Tlatelolco massacre, where a group of students protested against repression from the Mexican government and police brutality after multiple high school students were murdered by police when a fight broke out after a soccer game. These students believed that the government would give into their demands, what is right, what is humane. Instead these radical students were told by President Gustavo Díaz Ordaz Bolaños , “No more unrest will be tolerated.”

Not ready to give up the fight, 10,000 students decided to gather and figure out this revolution’s next steps on October 2, 1968 at the Three Cultures Square in the Tlateloco housing complex. Just as the meeting ended, soldiers kidnapped student leaders and opened fire in a shooting and massacre that lasted almost two hours. President Vicente Fox opened an investigation about the massacre 40 years later. The number of those injured ranged from 3,000-4,000. About 300-400 people were murdered. But, multiple eye-witnesses recall seeing dozens of bodies and prisoners taken away to military bases. Even after 50 years, no one knows the exact death count from the the Tlatelolco massacre. Very little information is known about those whom were murdered Which is why we say, “2 de octubre, no se olvide.” It’s important to not forget these massacres, so that they never happen again.

The performance by this close-knit ensemble is raw and transformative. Mendoza’s soliloquies are presented as Shakespeare intended: incredibly confidential and shared with lucky audience members. Just as the soliloquies, the stage pictures are alluringly framed and intimate. Mario Eduardo D’León designed specific pools of light  that encapsulate the corners of the stage, where the actors enter and exit.

Juan Carrillo’s direction of this reimagined adaptation is truly remarkable, a highlight of the show is when Mendoza sees the murder weapon before his eyes. The heart and soul is present throughout the show’s duration from start to finish-two hours with no intermission.

Corona metal fold-up tables and chairs are not only a part of the set, they are a part of the storytelling. Utilized in different shapes to distinguish a different location, props, and live sound cues. The spectacle in this show reminds you that all you need to tell a good story is vivid acting, light, and fake blood-this the Scottish play after all.

Don’t let the fact that a play is performed in Spanish push you away. There are monitors all around the playing space with English subtitles. Think of it as a way to build bridges in a time where our country’s leaders want to build walls.

Photo Credit: Alma Curiel

Los Colochos Teatro co-presented Mendoza with Goodman Theatre (170 N. Dearborn St.) through October 7, 2018. 

Original Idea and Direction: Juan Carrillo
Production: Los Colochos Teatro
Lighting Design: Mario Eduardo D’León
Costume Design: Libertad Mardel
Masks: Martín Becerra
Corrido: Lalo Laredo and Roam León
Featuring: Marco Vidal (Mendoza), Mónica del Carmen (Rosario and Bruja), Erandeni Durán (Trinidad), Leonardo Zamudio (Meco), Martín Becerra (Montaño and Medina), Germán Villarreal (García), Ulises Martínez (Esparza), Alfredo Monsivais/ Roam León (Aguirre), Yadira Pérez (Teresa)  

Mendoza, Traducido al Español por Claudia Quesada

Poder. Ambición. Corrupción. Sangre. Dolor. Escenario circular. Español. Una gallina viva. ¿Necesito decir más?

Tuve el absoluto placer de presenciar esta brillante adaptación de Macbeth, concebida por Juan Carrillo y Antonio Zúñiga, dirigida por Carrillo, de Los Colochos Teatro. Esta compañía de teatro de seis años con sede en la Ciudad de México está comprometida con “… un teatro de calidad, crítico y nacional”. Los Colochos Teatro valoran sinceramente el intercambio de opiniones y pensamientos sobre el trabajo artístico. Después de la función, Juan Carrillo nos pidió, a los miembros de la audiencia, que compartiéramos con la compañía nuestra opinión, ya fuera buena o mala, allí de frente a frente o en las redes sociales. Algo muy diferente al teatro estadounidense, donde dejamos ese intercambio a merced del crítico. Los Colochos quieren iniciar un diálogo con los miembros de su audiencia. ¿Cuán innovador resulta eso?

Mendoza se presenta por pocos días en el Goodman Theatre, como parte de la segunda edición de Destinos, el Festival Internacional de Teatro Latino de Chicago.

El poner las palabras de El Bardo en otros tiempos es una tarea dramaturgicamente difícil por sí sola, pero el equipo de producción y el elenco de Mendoza lo logró sin esfuerzo alguno. La trama se establece durante la Revolución Mexicana, pero esta va más allá al conmemorar y honrar a los 43 estudiantes asesinados en la masacre de Ayotzinapa en el 2014 – No se olvide. Además, la noche en la que vi esta función se conmemoraba el 50 aniversario de la matanza de Tlatelolco, donde un grupo de estudiantes protestaron contra la represión del gobierno mexicano y la brutalidad policial después de que varios estudiantes de secundaria fueran asesinados por la policía al estallar una pelea después de un partido de fútbol. Estos estudiantes creían que el gobierno cedería a sus demandas, lo que es justo, lo que es humano. Sin embargo, a estos estudiantes radicales el presidente Gustavo Díaz Ordaz Bolaños les dijo que: “No se tolerarían más disturbios”. No estando listos para abandonar la pelea, 10,000 estudiantes decidieron reunirse y determinar los pasos a seguir para esa revolución planeada para el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en el complejo de viviendas de Tlatelolco. Justo cuando terminó la reunión, algunos soldados secuestraron a varios líderes estudiantiles y abrieron fuego en un tiroteo y masacre que duró casi dos horas. 40 años después, el presidente Vicente Fox abrió una investigación sobre dicha masacre. El número de víctimas reportadas osciló entre  3,000 y 4,000. Alrededor de 300 a 400 personas fueron encontradas sin vida. Varios testigos recuerdan haber visto decenas de cuerpos caídos y prisioneros llevados a bases militares. Incluso después de 50 años, nadie sabe la cifra exacta de muertes de la matanza de Tlatelolco. Hoy en día se conoce muy poco sobre aquellos que fueron asesinados, es por eso que decimos: “2 de octubre, no se olvide”. Es importante que no nos olvidemos de estas masacres, para que no vuelvan a ocurrir.

La actuación de este elenco tan unido es impetuosa y transformadora. Los soliloquios de Mendoza son representados tal cual lo quiso Shakespeare: íntimamente y compartidos con el afortunado público. Al igual que los soliloquios, las imágenes que se crean en escena son íntimas y cautivadoras. Mario Eduardo D’León diseñó pozos de luces específicos que encapsulan las esquinas del escenario, donde los actores entran y salen.

La dirección de Juan Carrillo de esta, su adaptación, es verdaderamente excepcional, lo que más sobresalió del espectáculo fue cuando Mendoza tuvo el arma homicida enfrente.  Existe una entrega total en estas dos horas continuas de la función, el alma y el corazón están presente de principio a fin.


Las mesas metálicas con el logotipo de la cerveza Corona y  las sillas plegables no son solo una parte de la escenografía, sino que también son una parte de la narración. Son utilizadas de varias formas como, para diferenciar un espacio de otro, utilerías y señales sonoras. Este espectáculo le recuerda que lo único que se necesita para contar una buena historia es una actuación vívida, iluminación y sangre falsa: después de todo esta es la obra escocesa.

El hecho de que esta pieza sea completamente en español no debe ser un impedimento ya que hay monitores alrededor del espacio con supertítulos en inglés. Vaya a verla y piense en ello como una manera de construir puentes en estos tiempos en que los líderes de nuestro país quieren construir muros.

Crédito de la foto: Alma Curiel

Los Colochos Teatro en el Goodman Theatre (170 N. Dearborn St.)

Desde ahora hasta el 7 de octubre del 2018.

Idea Original y dirección: Juan Carrillo
Producción: Los Colochos Teatro
Iluminación: Mario Eduardo D’León
Vestuario: Libertad Mardel
Máscaras: Martín Becerra
Corrido: Lalo Laredo and Roam León

Reparto: Marco Vidal (Mendoza), Mónica del Carmen (Rosario and Bruja), Erandeni Durán (Trinidad), Leonardo Zamudio (Meco), Martín Becerra (Montaño and Medina), Germán Villarreal (García), Ulises Martínez (Esparza), Alredo Monsivais/ Roam León (Aguirre), Yadira Pérez (Teresa)  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *